1 de abril de 2012

Exposición "The Glory Hole" Texto de Thierry Job

he Glory Hole, Dr, Vander,  Agustí Garcia Monfort, Bad painting, Thierry Job

DR. VANDER IN GLORY HOLE
Erotismo exagerado, agitación, rareza, teatralidad, stress, vanidad, cambios de humor, egocentrismo, neurosis, vicios, manías, insomnio, tristeza, palpitaciones, anemia, sangre impura...


Podríamos enumerar durante horas todos los temas abordados por el misterioso Dr. Vander en sus numerosas publicaciones. 
Las láminas ilustradas de órganos, las descripciones de síntomas tanto físicos como psíquicos oscilan entre un esfuerzo de vulgarización y una representación gráfica cruda a veces totalmente surrealistas.

Es habitual entre los artistas reinterpretar obras de otros pintores, Picasso y las Meninas, Warhol y Lichtenstein con la cultura de masas americana, o J im Shaw basandose en las láminas de los o otras sectas religiosas.

¡Agustí topó con el Dr. Vander!
Ya sus pinturas anteriores destilaban mensajes y aforismos que el coleccionaba como otros coleccionan sellos o mariposas. Todo apuntado en un libreta... sigue haciéndolo.

Con Vander, todo está dicho, solo queda pintar, el Bien y el Mal, lo que hacemos y lo que deberíamos hacer, lo que somos y lo que podríamos ser. 
Agustí pinta los consejos de Vander con las manos tatuadas de Robert Mitchum en La noche del Cazador, Love & Hate. 

Veni, Vidi, Vinci, proclaman los Vanderboys bajo la imagen de una pareja felizmente casada que suponemos sigue la consigna Vanderiana “moderación en el matrimonio”. Pero también notamos el detalle de un de los “boys” luciendo una pluma en el pelo.... es el granito de arena... Esta felicidad ya tiene un fallo, el barniz se agrieta.

Hay zorras y buenas esposas, pero todo tiene cura, incluso las quemaduras con patatas! 
¡Trastornos que se pueden curar!

Pregunta: ¿es la pintura una solución al trastorno de Agustí?

El día que se publique un libro sobre Cha-Chá (the Original) podría tener como subtítulo “Agustí en Barcelona”: es su aventura en su ciudad donde el ha participado con muchos otros a dar esta imagen de Barcelona reconocible en el mundo entero.
Inventor del “made in Barcelona”, Cha-Chá is different. 
30 años que Agustí creó Cha-Chá! 

Arquitectos, escritores, poetas, diseñadores de moda, dibujantes, pintores, escultores, fotógrafos, encuentros, amigos, han creado para Cha-Chá utilizando el humor, lo políticamente incorrecto, la insolencia,lo popular, para crear unos objetos originales, simpáticos, divertidos y poéticos. 

Cha-Chá es su primera obra. La segunda será su bad painting donde desvelará por fin sus obsesiones (trastornos) de artista.

Lo que me hace sonreír porque cuando tantas veces tuve que oír (aguantar) que no quiere trabajar más con artistas, unos ”pesados” etc,... nada que tomar en serio.... Cecilia, su mujer es artista, su casa esta llena de obras de arte, de arte popular, de libros, de diseño y donde (detalle importante) se come muy bien. 

Para concluir y parafraseando Vander: su pintura (y su vida) ilustran las características que con frecuencia se mezclan en los artistas, y que en muchos casos revelan un trastorno que puede curarse. 

¡Ojalá Agustí no encuentre ninguna cura a su trastorno! 

Thierry Job. Febrero 2012.